[Review] The Knife: "Shaking The Habitual" (9.5)

The Knife tiene mi corazón por múltiples razones, y una de ellas se ha hecho presente después de escuchar "Shaking The Habitual". Admiro mucho la capacidad de los hermanos Dreijer para haber enganchado a la gente por medio de composiciones pop con las que se posicionaron en el mapa como "Heartbeats", "Like A Pen" y "Pass This On", para ahora reírse en nuestras caras al entregarnos una obra maestra que, en ciertos niveles, se puede considerar como algo aterrador, sofocante, asfixiante, estresante, y los niveles de tensión que existen entre ciertos momentos dentro de las liricas y la manera en que ejecutan cada secuencia que parece aportarle unos toques demasiado perversos, dejan en evidencia un The Knife que no pretende sonar algo que se esté haciendo en estos momentos, sino a un The Knife que simplemente trata de crear su propio manifesto como lo hicieron la década pasada con "Silent Shout", y eso se debe de admirar. Digo, de manera inicial la idea de un nuevo álbum de esta dupla resulta muy interesante, pero lo es aún más si le echamos un vistazo a todos los proyectos que han nacido en los últimos 7 años, los cuales de manera obligada han sido comparados en más de una ocasión con estos suecos como el caso de Purity Ring, CHVRCHES, Battlekat, y hasta Grimes. Con todo esto sobre la espalda, es muy interesante el ver y escuchar qué es lo que los hermanos Dreijer han preparado, ya que ellos son pioneros, y con este material han demostrado que siguen siendo pioneros de un estilo que constantemente tiende a cambiar a través de la experimentación en la que se suelen montar para encontrar nuevas formulas, nuevos pasajes, y nuevas texturas que incluso llevaron a estos dos a crear canciones de más de una hora de duración. Obviamente, al ver el tracklist de "Shaking The Habitual" podrán deducir cuales fueron esos cortes que de manera obligada tuvieron que recortar para crear un universo que en todo momento se va moviendo por pasajes tribales, y un industrial que en la actualidad no se encuentra fácilmente en proyectos que se consolidaron con discos más digeribles, sino en estas otras figuras ocultistas y dronistas que han desfilado por aquí como Kevin Drumm y Pete Swanson. Este material de The Knife de manera inicial pareciera tratarse de algo simple, agradable, accesible, y un tanto divertido cuando arranca el juego de percusión que acompaña "A Tooth For An Eye"; sin embargo, conforme va avanzando este disco, toda la idea original se va dividiendo en dos partes que incluso nos llevan a un rincón desolador para atarnos nuestras extremidades y hundirnos en un lago rodeado de vegetación podrida de la mano de los primeros minutos de ambient de "A Cherry On Top". Tiene sentido, lo que The Knife tenía contemplado al presentar un teaser de este material en el que se les veía sobre un par de columpios acompañados de un pequeño loop de "A Cherry On Top", lo lograron a la perfección: lograron hipnotizar oídos, lograron devorar nuestros cuerpos para después escupirlos y dejarnos con la mente en blanco, sin saber qué hacer... Hay mucha intriga, muchos retos, y en todo momento tratan de confrontar diversos temas sociales como la sexualidad de un modo que haría de "Shaking The Habitual" algo tremendamente obsceno. Por otra parte, me llamó mucho la atención que en este disco Karin Dreijer no utilizó muchos efectos que deformaran su voz, considerando que muchas veces ha declarado que ella no necesita usar su voz al natural, porque ya sabe cómo demonios suena, y es por eso que para su debut como Fever Ray encontramos un sin fin de deformaciones que le aportaron unos toques muy oscuros a ese exquisito debut y si, tal vez no es tan evidente, pero existen pequeños elementos de ese debut homónimo dentro de esta producción de The Knife. El estilo tribalistico y las pequeñas armonías de "Raging Lung" me remitieron mucho a lo que le escuché a Karin en solitario, y me alegra bastante que hayan optado por incluir un par de características de Fever Ray dentro de este mundo desorientado y catártico que dificilmente se podrá entender si se le escucha en un entorno lleno de distracciones (celular, computadora, luces, etc). "Shaking The Habitual" es un disco que debe de ser escuchado en un lugar aislado, a oscuras, a todo volumen, ya que sólo de esta manera podrán sentir la verdadera esencia de las imponentes atmósferas de "Wrap Your Arms Around Me". Este, personalmente es uno de mis momentos favoritos, ya que las vocales parecieran romperse con un sentimiento sumamente gris de la mano de pequeños sonidos que parecieran emanar del soundtrack de un film de ciencia ficción, en el que obviamente no hay absolutamente nada positivo dentro de la historia, sino un panorama de gente sufriendo, y un mundo que practicamente se ha ido al diablo. Y si, esta es justamente la idea política bajo la que The Knife se ha basado para crear esta producción; es algo desafiante, y dejenme decirles que este par de canciones no son nada comparado con lo que se animaron a hacer durante 19 minutos en forma de "Old Dreams Waiting To Be Realized", lo que se encuentra aquí es algo imposible de describir, ya que es ambient, son drones, son secuencias que parecieran hacernos caminar en círculos sin llegar a ningún lado; pero es ahí donde las intrigas y el suspenso se comienzan a apoderar de nosotros, ya que en los últimos 6 minutos comienzan a jugar con un par de synths, loops, y elementos industriales que parecerán dar pie a 'Algo Más', pero no, la canción llega a su final de la misma manera en la que empezó... Y, si a mi me lo preguntan, creo que no existe una manera más obvia y evidente de darnos cuenta de lo confrontadores que volvieron los hermanos Dreijer... Es, no sé, después de haber escuchado el techno y la electrónica que provocaron en el pasado donde su prioridad eran las melodías, es muy sorprendente el cómo dejaron de lado sus preocupaciones para crear esta roca que en ningún momento puede romperse, aún con los escasos segundos de noise en "Oryx" y "Crake". Esos pequeños escapes sonoros fueron claramente influenciados por la obra de Margaret Atwood del mismo nombre, "Oryx And Crake", así que esto nos habla de que los 7 años que estuvieron ausentes, realmente tienen un poderoso fundamento... The Knife no sólo quería crear un álbum más, sino que querían crear algo que no hiciera que su mundo cayera en una monotonía que creara un típico habito, tal y como lo proyectaron en el manifesto de prensa para este material: 'no habits!'. Por otro lado, este disco está más apegado a la obra operística que armaron en 2010 de nombre "Tomorrow, In A Year"; ya que aunque ese ensamble de colaboraciones no es considerado como un álbum de estudio por parte de The Knife, si es muy clara la influencia que tuvo sobre canciones como "Fracking Fluid Injection". Pero esto, no es todo, aún hay más... Y para ser un material de 98 minutos, no podemos dedicarle sólo un par de lineas ya que obviamente la idea es más compleja. Digo, aún con toda la impecable experimentación que utilizaron, tampoco se olvidaron de aquellos escuchas que disfrutan del clásico The Knife, y es ahí donde entra la adictiva ritmica de "Without You My Life Would Be Boring", y el techno apabullante de "Networking". Créanme, este par no pudo haber hecho algo diferente, de alguna manera el peor error que hubieran cometido habría sido el continuar haciendo lo que hoy más de 10 proyectos nuevos han estado emulando... Era obvio que teníamos que encontrar algo refrescante en el bizarro mundo de The Knife, y en lo personal me alegra bastante que hayan reclutado a Shannon Funshess de Light Asylum para crear algo que en teoría, podríamos meter en la categoría: La Maestra y La Alumna; el juego vocal entre Karin y Shannon en "Stay Out Here" es simplemente impresionante; es, ese instante en el que se puede entrar en razón, y darnos cuenta de que no estamos ante cualquier cosa, sino que este disco es algo muy pero muy grande y sumamente poderoso. Emily Roysdon, artísta visual, también participa en este infierno para la pista de baile, y durante casi 11 minutos golpean fuertemente nuestros oídos para hacernos mover cualquier extremidad de nuestro cuerpo aunque sigamos competamente inconscientes por los golpes de cabeza que fuimos recibiendo con anterioridad. Cuando "Full Of Fire" apareció, la verdad no esperaba que el resto de este disco fuera a seguir una dirección muy prolongada, en la que lemas como 'a vagina it's an option, a cock had it coming' fueran a hacerse presentes en más de una ocasión con disfraces políticamente incorrectos, que proyectan los verdaderos estilos de vida que existen en todas partes. Y digo, tampoco es que con este álbum toda la malicia y la perversión en el mundo vaya a desaparecer, pero si es la instalación perfecta para recordarnos en dónde estamos parados. Esta reseña ya se ha expandido demasiado, pero aún con todo esto, hay mucho más que decir sobre "Shaking The Habitual"; ya que "Ready To Lose" es otro de esos instantes en los que The Knife se muestra en su forma más simpática y accesible, y con ello es como este material llega a su épico final. 7 años gente, 7 años de espera para ser bañados en la perversión imponente de este infierno que ha tomado por sospresa a muchos -desde el punto de vista experimental- ya que en lo personal, creo que no podíamos esperar menos de Karin y Olof Dreijer.



The Knife: Website / Facebook